Facebook
Inicio » Recursos » Devocional


Estudiar las palabras de Cristo, no las opiniones humanas, 30 de Julio


Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. Juan 1:17.{SSJ 218.1}

Jesús era la luz del mundo. Vino de Dios con un mensaje de esperanza y salvación para los hijos caídos de Adán. Si los hombres y las mujeres quisieran recibirlo como su Salvador personal, él prometió restaurarlos a la imagen de Dios y redimir todo lo que se había perdido por causa del pecado. Presentó la verdad a los seres humanos sin una hebra entretejida de error. Cuando enseñó, sus palabras vinieron con autoridad, porque habló con conocimiento positivo de la verdad.{SSJ 218.2}

La enseñanza de los mortales es totalmente diferente de la enseñanza de Cristo. Hay una tendencia constante por parte de los humanos a presentar sus propias teorías y opiniones como asuntos dignos de atención, aun cuando no tengan fundamento en la verdad. Son muy tenaces para sus ideas erróneas y para sus opiniones ociosas. Se aferrarán firmemente a las tradiciones de la humanidad, y las defenderán tan vigorosamente como si fueran realmente la verdad.{SSJ 218.3}

Jesús declaró que cada uno que fuera de la verdad oiría su voz. Cuánto más poder acompañaría hoy a la predicación de la Palabra si los ministros se espaciaran menos sobre teorías y argumentos humanos, y mucho más sobre las lecciones de Cristo y sobre la piedad práctica. El que estuvo en el consejo de Dios, que había morado en su presencia, estaba bien familiarizado con el origen y los elementos de la verdad, y entendía su relación e importancia para la humanidad. Presentó al mundo el plan de salvación, y desplegó verdad del orden más elevado, incluso palabras de vida eterna.{SSJ 218.4}

Patriarcas, profetas y apóstoles hablaron según eran movidos por el Espíritu Santo, y declararon claramente que hablaban no por su propio poder ni en su propio nombre. Deseaban que no se les atribuyera ningún crédito, para que nadie los considerara como los originadores de algo de lo cual pudieran gloriarse. Fueron celosos por el honor de Dios, a quien pertenece toda alabanza. Declararon que su capacidad y los mensajes que trajeron les fueron dados como delegados del poder de Dios. Dios fue su autoridad y suficiencia...{SSJ 218.5}

Cristo es el Autor de toda verdad. Toda concepción brillante, todo pensamiento de sabiduría, toda capacidad y talento de los seres humanos, son dones de Cristo. él no tomó ideas nuevas de la humanidad, porque él es el originador de todo.
—The Review and Herald, 7 de enero de 1890.{SSJ 218.6}






Inicio » Recursos » Devocional

Facebook







INICIO   |   ¿QUIENES SOMOS?   |   RECURSOS    |   ENLACES   |   CONTACTENOS

jocaed.com